El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Volver

Vivir el Poder del Presente

18/07/2011

Solo como una rendija entre el pasado y el futuro lo despoja de todo su potencial y puede explicar nuestra sensación de vacío. La actitud contraria sería reconocer la singularidad de cada instante. Eso es gozar del presente. Nuestra energía está dispersa, novemos ni decidimos con claridad y ahora no estamos plenamente en donde nos hallamos.

Con más frecuencia de lo que quisiéramos nos enfrentamos a situaciones difíciles, pero si además nos preocupamos con infinidad de pensamientos que nos atormentan, viviremos peor la dificultad y responderemos mal a lo que nos depare la vida. A eso se le suman un bombardeo de demandas, informaciones, correos electrónicos, tareas, expectativas propias y ajenas, lo que agudiza nuestra crispación.

En estos momentos parece que se nos escapa el tiempo. Entonces no atendemos bien a las personas, se nos pasan por alto muchos detalles, hablamos deprisa y corriendo, perdemos la magia del instante.

Si cambiamos esta percepción, podemos ser los creadores de nuestro tiempo y no sus esclavos. Para ello es bueno detenernos unos instantes, respirar hondo y agradecer. Calmar nuestra mente. Convertir el tiempo en nuestro aliado. Confiar en que la vida nos ha dado los recursos internos para afrontar lo que venga. Y concentrarnos en vivir el presente lo mejor posible. Cuando las personas sienten que se hallan ante una oportunidad única, intensifican su intención en lo que hacen y su atención es plena.

ADIÓS A LOS TEMAS PENDIENTES

“Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir siempre” (Mahatma Gandhi)

Cada mañana, antes de iniciar nuestra actividad podemos preguntarnos: “Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿querría hacer lo que estoy a punto de hacer?”. Si durante varios días seguidos la respuesta ha sido “no”, señal de que algo debemos cambiar. Nos resignamos a realizar actividades que no nos llenan y posponemos conversaciones, encuentros y acciones que son más esenciales. Si viviéramos como si fuera nuestro último día, seríamos más osados, diríamos lo que queremos sin vergüenza, sin reprimirnos.

“La mayoría de las preguntas eternas que nos ha dejado el 11-M”, escribió Esther Trujillo después de los atentados, “son las que deja toda muerte repentina. Sin tiempo para despedirse, todo a medias, todo por decir, por terminar, por empezar, sin tiempo para perdonar.

Preguntas recurrentes: ¿Me porté bien con él/ella? ¿Por qué dije? ¿Por qué callé? Y para siempre la duda de si se fue sabiendo cuánto le queríamos. Las llamadas agónicas de algunas víctimas del 11-S tenían un mensaje común: ‘te llamo para decirte que te quiero’. Podemos concluir que o bien ‘no me he dado cuenta antes de cuánto te quiero’ o bien ‘ahora me doy cuenta de lo importante que es para mí que lo sepas”.


2 responses to “Vivir el Poder del Presente”

  1. pius dice:

    “Cuando miras un árbol y percibes su quietud, tú mismo te inquietas. Conectas con él a un nivel muy profundo. Te sientes unido a cualquier cosa que percibes en y a travésde la quietud. sentir tu unidad de ti mismo con todas las cosas es verdadero amor.”

    Gran llibre EL SILENCIO HABLA

  2. Jesús dice:

    Hola,
    me ha impactado mucho tu articulo en el pais semanal sobre el poder de vivir el presente, porque me aporta soluciones a los problemas que me han atormentado durante muchos años. Leo a menudo un consejo que viene recuadrado en dicho artículo. A lo largo de mi vida he visitado muchos psicologos y psiquiatras y nunca he encontrado paz y tranquilidad emocional. Profesionalmente soy ingeniero, me va muy bien, he superado muchos baches, recaídas, he perdido trabajos, tuve suerte en ocasiones puntuales,como en un intento de suicidio, pero he salido adelante más por la gente que me quiere que por mi mismo. Ahora quiero aprender a quererme, a disfrutar, a no hacerme daño psicologicamente, a disfrutar del arte y la cultura..
    Gracias por sus artículos.

    Jesús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*