El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Volver

Ser sincero con uno mismo

02/10/2011

Cuando somos sinceros, nos comunicamos con transparencia. No fingimos y llegamos al otro sincorazas. Esta sinceridad se fortalece cuando estamos alineados en pensamientos, palabras y acciones. En cambio, cuando nuestras palabras expresan un mensaje mientras nuestro cuerpo está transmitiendo otro, estamos desalineados. Esto indica que nuestro diálogo interior no es claro, ni fluido. Quizá ni siquiera nos planteamos esa conversación entre corazón y mente, entre intuición y lógica.

Decirse la verdad a uno mismo es di fícil. Según Epicuro, los tres pilares de una buena vida son la cultura, la amistad y el diálogo basado en la palabra. Esta debe ser profunda y verdadera para que todo tenga sentido y contenido. La dificultad radica en la falta de diálogo sincero con uno mismo.

Las causas que nos lo dificultan son varias:

– Nos parece compl icado mirar hacia nuestro interior. No se nos ha educado en ello. La sociedad del consumo y del entretenimiento provoca estímulos que nos distraen, y nos olvidamos de nosotros mismos. Es lo que buscan muchas personas, mirar hacia fuera antes que ordenarse por dentro.

Muchas caen en un consumismo fácil , que les arrastra además a una carga económica adicional. “La mayor parte de las personas occidentales son más testigos que ciudadanos que participan y reaccionan”, me di jo recientemente Federico Mayor Zaragoza. Si mantuviéramos un diálogo sincero con nosotros mismos, adoptaríamos posturas más radicales, más transformadoras de la realidad.

Dejaríamos de ser espectadores para ser actores que inciden en el mundo y lo transforman. Para ello, Gandhi ya nos dijo que “debemos ser el cambio que queremos ver en el mundo”. El cambio empieza en cada uno de nosotros y se basa en ser sinceros con lo que queremos.

Hablarnos con honestidad

“El diálogo más di fícil es el que debemos mantener con nosotros mismos” (Epicuro)

Ver más detalles del artículo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*