El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Volver

¡Necesito que me ayudes!

04/08/2013

 

Pedir no es un signo de debilidad, los demás no tienen que adivinar lo que necesitamos. Solicitar apoyo a alguien significa decirle lo importante que es para nosotros. 

¡Necesito que me ayudes! 

En toda conexión, sea familiar, profesional o de amistad, intercambiamos cotidianamente pidiendo, ofreciendo y acordando. La manera en que lo hacemos determina el tipo de vínculo, la cercanía y dónde ponemos el poder en la relación, si es de amistad, de colaboración, de antagonismo o de jerarquía. Este artículo se centra en la acción de pedir. Se puede hacer como una sugerencia, una indicación, un ruego, una súplica, una reclamación, una exigencia, una imposición o sencillamente especificando lo que uno quiere, necesita o espera. Para Gloria, pedir era signo de debilidad. Entendía que debía mostrarse fuerte y segura.

Si quería algo, era mejor callar y aguantar. Así la educaron, lo importante era el otro y lo que necesitaba. Cabía la esperanza de que el otro adivinaría lo que una necesitaba. Como Gloria, somos muchos los que tenemos dificultades en demandar algo, nos es más fácil ofrecer.

Seguir leyendo…